¿Los emprendedores nacen o se hacen? ¿Habrá un método para emprender?

 Es común pensar que los emprendedores tienen habilidades especiales para llevar adelante sus iniciativas, como por ejemplo que son capaces de asumir riesgos, que pueden identificar oportunidades de negocios que otros no ven, que su determinación les permite llevar adelante sus emprendimientos. En muchos casos, si uno piensa que no las tiene, puede concluir que emprender no es lo suyo, simplemente por que los emprendedores ya nacen con estas capacidades. 


Al respecto, Sarasvathy y sus colegas han entrevistado a emprendedores exitosos con varios emprendimientos en su haber, y han identificado y verificado en varios estudios patrones que son usados por emprendedores expertos, que van más allá de habilidades innatas, y explican la forma en que los emprendedores toman decisiones, asumen riesgos y se asocian con otros en su proyectos. Estos patrones y esquemas de trabajo sirven de orientación y guía en programas educativos (1) y de investigación emprendimiento (2).  Por lo tanto, el advenimiento de oferta académica en torno al emprendimiento alrededor del mundo da una señal clara de que los emprendedores pueden hacerse, es decir, las personas pueden aprender a emprender. 


En este sentido, mi amigo y colega de trabajo Gover Barja me diría que la primera pregunta del título de este artículo ya ha sido superada. Ahora, si esta pregunta ha sido superada, y si los emprendedores se hacen, entonces ¿por qué hay tantos emprendimientos que no llegan a conocer el éxito? Algunos podrían indicar que el entorno, en el cual el emprendedor funda su iniciativa, influye. En otras palabras, en entornos favorables, los emprendedores pueden tener una mayor probabilidad de éxito. Esta respuesta abre, a su vez, otras interrogantes más complejas, como ser: ¿qué caracteriza un ecosistema emprendedor favorable? ¿qué instituciones, leyes, programas pueden favorecer al éxito de emprendimientos? 


Estas preguntas han sido investigadas y existe evidencia de que por ejemplo un sistema adecuado de propiedad intelectual es necesario. Por ejemplo, Khanna y Palepu argumentan que la ausencia de ciertas reglamentaciones y leyes -denominado como institutional voids- genera obstáculos para empresas que buscan operar en economías emergentes (3).  Sin embargo, se reconoce que en el ámbito institucional no hay recetas de éxito para moldear el contexto y el ecosistema emprendedor. Es decir lo que funcionó en un país o ciudad, no necesariamente va resultar en otro lugar. Esto porque las instituciones se nutren, se moldean y crecen en su entorno, y es evidente que cada país, ciudad y comunidad tiene características propias. Sino, piensen en las características que hacen única su ciudad en relación a otras ciudades dentro de Bolivia y el mundo. Evidentemente, los aportes hechos por Khanna, Palepu y otros son valiosos para tener algunas referencias que sirvan de orientación y guía. Pero estos aportes no se pueden replicar sin tomar en cuenta las características propias de cada lugar.


Este corto análisis muestra que describir el fenómeno del emprendimiento no es simple, y no es un simple blanco o negro. Por ejemplo, hay emprendedores que “nacen” con habilidades naturales, que se pueden perfeccionar en el tiempo, pero también hay emprendedores que aprenden a emprender y se hacen. A esto se suma el hecho de que hay emprendedores que, a pesar de estar en contextos poco favorables tienen éxito, sino pensemos por ejemplo en la empresa boliviana INTI, que este año celebra 85 años de fundación (4); la droguería INTI en su historia ha superado, entre otros desafíos, a gobiernos militares, a la hiperinflación de los 90, y hoy en día está adaptándose a la pandemia. Y es que el COVID19 ha revelado la gran capacidad que las personas y emprendedores tienen para reinventarse, para cambiar sus realidades y crear nuevos mundos. Pensemos por ejemplo en las Jawitas Mi Chulumani que tuvo que cerrar diez sucursales de venta de jawitas debido a la cuarentena rígida, sin embargo, esto movió a los dueños a innovar en la distribución de otros productos de Lácteos Tiwanaku que aún necesitaban posicionarse, y esto dió un giro a su negocio (5). Estos productos ahora llegan semanalmente a la puerta de mi casa; algo no imaginado antes de la pandemia.


Estos ejemplos concretos muestran el potencial que las personas y su agencia tienen. Las preguntas guía de este artículo buscan poner acento en el hecho de que no hay realidades predeterminadas por habilidades innatas o ventajas iniciales o entornos favorables que algunos pueden tener, y que otros al no tenerlas están condenados. Por ello, también busca acentuar el hecho de que las realidades pueden transformarse, que las personas pueden aprender y tener éxito a pesar de su entorno. Y es que los entornos son transformados en nuevos mundos por y a través de las personas. 


Para esto, es importante comprender que los emprendedores pueden “hacerse”. A lo largo del camino de “hacerse”, los emprendedores van adquiriendo habilidades, y se sabe que es altamente probable que fallen en el camino en sus primeros intentos, pero si perseveran, también es también probable que sus iniciativas sean exitosas. Para verificar esto, basta leer la biografía e historias de emprendedores internacionales y bolivianos (6). Por lo tanto, emprender y hacerse emprendedor es un continuo prueba y error, es persistir, y sobretodo es creer que es posible. 


Hasta este punto, habrá algunos que pensarán que lo expuesto es una visión optimista y poco crítica. Probablemente tengan cierta razón. Sin embargo, ante una realidad humana altamente compleja, creo que es válido reconocer como Hayek que para entender cómo funciona la sociedad, primero debemos tomar conciencia de aquello que ignoramos individualmente y como humanidad, porque así se podrá formular preguntas incluso si no conocemos las respuestas (7). Por lo tanto, vale la pena explorar e investigar el potencial de la agencia de las personas y su capacidad creativa para crear nuevos mundos.  En este sentido, considero valioso tomar una posición que busque entender cómo los emprendedores pueden transformar realidades, y cómo llegan a serlo. Porque si bien la primera pregunta del título de este artículo ya ha sido superada, la segunda no, dado que aún queda por comprender como emprendedores exitosos pueden hacerse, en otras palabras, aún falta comprender e investigar al emprendimiento cómo método (8). Esta es una tarea en desarrollo, de la que iré reportando en futuros posts.


Autor: Patricia Cabero

Nota: Las ideas y opiniones expresadas en este documento son las de los autores y no reflejan necesariamente la posición oficial de la Escuela de la Producción y de la Competitividad (ePC).

Referencias

(1) Read, S., Sarasvathy, S., Dew, N., & Wiltbank, R. (2016). Effectual entrepreneurship. Taylor & Francis. Una revisión del libro esta disponible en https://core.ac.uk/download/pdf/42545419.pdf (2) Sarasvathy, S. D., Dew, N., & Venkataraman, S. (Eds.). (2020). Shaping Entrepreneurship Research: Made, as Well as Found. Routledge. 

(3) Khanna, T., & Palepu, K. G. (2010). Winning in emerging markets: A road map for strategy and execution. Harvard Business Press.

(4) Una reseña del recorrido de INTI en su 80 aniversario descrita por  Christian Schilling esta descrita aqui: http://www.extend.com.bo/drogueria-inti-cumple-80-anos/ 

(5) El recorrido de Lácteos Tiwanaku durante la pandemia junto con la de otros emprendimientos está relatada en el artículo Juárez I. (2020): La creatividad y la innovación, el primer antídoto contra el coronavirus, Página Siete. Disponible en https://www.paginasiete.bo/especial02/2020/12/31/la-creatividad-la-innovacion-el-primer-antidoto-contra-el-coronavirus-279370.html 

(6) Barja G. & Valdez L. (2009): Estudios de Caso sobre Emprendimientos Productivos Exitosos en Bolivia. Abbase: La Paz.

(7) Hayek (1960): The constitution of liberty. London: Routledge.

(8) Sarasvathy, S. D., & Venkataraman, S. (2011). Entrepreneurship as method: Open questions for an entrepreneurial future. Entrepreneurship theory and practice, 35(1), 113-135. Disponible en: http://entrepreneurs-maroc.uca.es/wp-content/uploads/2016/12/Venkataraman-et-al-2011-Entrepreneurship-as-method-.pdf 


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿El desarrollo financiero fomenta el emprendimiento innovador?

El impacto de la primera ola sobre la actividad económica